jueves, 5 de diciembre de 2013

El caso de Charles Dexter Ward - H. P. Lovecraft


Título: El caso de Charles Dexter Ward
Autor: H. P. Lovecraft
 

 Páginas: 184
 
Editorial: Alianza 

Precio: 8,50 euros

Año de edición: 2004

Stephen King afirma que Lovecraft es «el príncipe oscuro y barroco de la historia del horror del siglo XX» y desde luego es uno de los grandes genios del género de terror. Escribió numerosas novelas y cuentos en los que aparece toda una mitología de seres espantosos, repulsivos y malignos, contra los que el ser humano no puede hacer nada. Son dioses ridículos y horrorosos, ancestrales, que duermen desde tiempos inmemoriales y no deben ser despertados,  que envenenan el mundo con su existencia  y que pueden destruirnos con un gruñido.

Esta novela, escrita en 1927 y es una de las principales del autor, está basada parcialmente en el famoso caso de las Brujas de Salem (1627) a través de un antepasado del protagonista, el el ocultista Joseph Curwen, desaparecido en misteriosas circunstancias. Charles Dexter Ward investiga su pasado, intenta encontrar la tuma de Cowen y encuentra cosas que hubiese sido mejor dejar dormidas.

My bien escrita, esta obra mezcla una investigación policial con un relato de horror del ciclo conocido como los Mitos de Cthulhu (véase la reseña sobre esta antología) hasta llegar a un apoteósico desenlace. Lovecraft tiene una habilidad especial para introducir el Horror con mayúsculas en la vida cotidiana y traerlo hasta el presente que conocemos. Invoca terrores cósmicos sobrecogedores y sabe como nadie llevar lo terrorífico hasta el lugar mental que tenemos reservado a la religión y los dioses.

Un libro redondo y terrible, muy apropiado para conocer a fondo y disfrutar del gan mago del terror teológico, el inimitable y tremendo Lovecraft. No hay nada parecido.

Howard Philips Lovecraft (Providence, 1890-1937), hijo único, se quedó huérfano a los tres años, cuando su padre murió de neurosífilis. Era un lector empedernido, devorador de libros y niño prodigio que recitaba poesía a los dos años, leía a los tres y empezó a escribir a los seis. A los 13 años fundó una agencia de detectives, a los 15 escribió su primera novela titulada «La bestia de la cueva», una historia de terror gótico, y a los 16 escribía una columna de astronomía para el «Providence Tribune».

A los cinco años decidió ser ateo, decisión que mantuvo hasta su muerte. Debido a su precaria salud, asistió a la escuela de forma intermitente, y cuando estaba en casa se sumergía en la gran biblioteca de su abuelo para leérsela entera. Estudió por su cuenta Qímica y Astronomía y llegó a publicar artículos en revistas científicas.

Vivió con una madre sobreprotectora, que le convirtió en una persona excéntrica, solitaria y retraída. Cuando ella murió, viajó a Nueva York y se casó, pero su matrimonio duró menos de dos años y volvió a recluirse en Providence. Era extraordinariamente inteligente, tímido y bastante racista. Recluido en la mansión familiar, escribió unas 100.000 cartas durante su vida.

Murió joven, a alos 47 años debido a un cáncer intestinal que se había complicado con la llamada enfermedad de Bright. En su tumba pueden leerse unos versos de su poema La llamada de Cthulhu: 

                 No está muerto lo que puede yacer eternamente,
                 y con el paso de extraños eones incluso la muerte puede morir.

 
Howard Philips Lovecraften 1915

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada