viernes, 7 de octubre de 2016

El cuaderno gris - Josep Pla


Título: El cuaderno gris
Autor: Josep Pla

 
Páginas: 816
 
Editorial: Destino
 
Precio: 11,35 euros

Año de edición: 2002

No soy muy aficionado a leer diarios, lo reconozco, pero este dietario de Pla me parece una obra maestra, un texto my bien escrito que a veces parece un libro de memorias, a ratos una cadena de relatos, en ocasiones un ensayo... el género da igual, o mejor dicho, se trata de un libro transgenérico que los toca todos con una ligereza admirable.

Arranca en 1918, se desarrolla mayoritariamente en Palafruguell y llega hasta noviembre de 1920, cuando el autor coge la maleta y se va a París como corresponsal. La coartada de llevarr un dietario sirve de coartada para que este hombre escriba sobre lo que le apetece, con una libertad y una ligereza envidiables. Ameno, sencillo, muy expontáneo, atrevido, buen observador, coloquial, Pla nos habla en estas páginas en confianza con total sinceridad y un simplicidad engañosa. Se diría un libro escrito alrededor de una mesa camilla.
 
Su estilo parece trivial, pasa tan desapercibido que parece que no existe, carece de toda afectación y sin embargo es inteligente, ajustado y preciso como un bisturí, tiene una naturalidad pasmosa y me parece que es el gran maestro del no-estilo. Si añadimos que es tan profunda y auténticamente local que consigue ser un autor universal, ya tenemos los dos ingredientes básicos de la literatura de este ampurdanés con sabor a clásico.

 
Palafruguell

Otra curiosa caracteristica de este autor es su obsesión por adjetivar bien, por encontrar el adjetivo perfecto para cada palabra en cada frase y contexto. Y la mayoría de las veces lo consigue. No acumula varios adjetivos seguidos, eso lo hacemos los escritores mediocres, encuentra la mejor solución para cada caso.

Y para acabar de redondear el coctel hay que añadir un carácter zumbón e irónico, escéptico y de vuelta de todo, misógino y algo machista, conservador y crítico, independiente e incómodo para todas las ideologías y partidos, y a menudo políticamente incorrecto. Ése es Pla, el hombre que sorprende con opiniones originales y penetrantes, igual de cómodo con boina y con bombín, el ampurdanés universal de un adjetivo y cero gerundios.

Un libro escrito por un joven de 21 que tiene la madurez de un viejo de 71, una opera prima que es una obra maestra, el truco de 800 páginas de un prestidigitador que mientras parece hablar de cosas sin importancia y cotidianas, desliza entre frases sencillas una auténtica obra de arte casi sin que el lector se de cuenta de cómo lo hace. Mención aparte merece el autorretrato que desgrana en nueve páginas de antología. Es sencillamente genial.

Pla es mucho Pla, y desde luego tuvo que sobrevivir al hecho de haber escrito quizás su mejor libro nada más empezar su trayectoria literaria. Pero parece que lo superó porque no paró de escibir y publicar durante toda su vida. Habrá que leerlo más porque, desde luego, estas cerca de mil páginas saben a poco y a uno le gustaría seguir leyendo más.

Una obra maestra que se puede leer de muchas maneras, de principio a fin o también se puede dejar en la mesita de noche para abrirlo al azar y leer un trozo cada día antes de dormir. Es una lectura muy relajante y os aseguro que recomendable para todo tipo de lectores. 

Para acabar, aquí os dejo un programa de la serie «Imprescindibles» de rtve dedicado a su figura.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/imprescindibles/imprescindibles-josep-pla/3112850/

Josep Pla (Palafruguell, 1897-1981) fué un escritor y periodista que escribía tanto en español como catalán. Produjo más de 30 000 páginas a lo largo de seis décadas de carrera literaria, con las que contribuyó a la modernización y consolidación del catalán moderno, y a la divulgación de las costumbres y la manera de ser de su región.. Es el prosista más leído en catalán y probablemente, también el más relevante.

Nació en una familia de modestos propietarios rurales, estudió el bachillerato en Girona y empezó Medicina en Barcelona, pero cambió de idea a media carrera y se matriculó en Derecho, con la idea de hacerse notario, aunque se quedó en periodista.

Lector compulsivo desde muy joven, admirador de Pío Baroja, catalanista moderado y aficionado a las tertulias, pronto destacó como corresponsal en París y opositor a la dictadura de Primo de Rivera. Al acabar la Guerra Civil Española, se retiró a su pueblo natal, heredó la masía familiar y se quedó allí, escribiendo sin parar, en una especie de exilio interior. 

Escribió artículos, diarios, libros de viajes, ensayos, relatos, reportajes y biografías con un estilo claro y sencillo, que huye de toda afectación. Es sin duda un gran escritor, no tan conocido como se merece. En 1980 se le concedió la Medalla de Oro de la Generalidad de Cataluña.
    
Josep Pla

Publicado por Antonio F. Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada