martes, 26 de julio de 2016

La saga/fuga de J. B. - Gonzalo Torrente Ballester


Título: La saga/fuga de J. B.
Autor: Gonzalo Torrente Ballester

Páginas: 880
 

Editorial: Punto de lectura

Precio: 11,90 euros 
 
Año de edición: 2007

Esta novela, publicada en 1972 e inmediatamente galardonada con el Premio de la Crítica y el Premio Ciudad de Barcelona, es una de las obras maestras de Torrente Ballester, una novela fantástica y disparatada, llena de humor, ironía y escrita en un castellano espléndido.

Tiene dos protagonistas poco comunes. El primero José Bastida, un heterónimo de los muchos que ideó este gallego genial, todos ellos con las iniciales J. B., profesor de gramática en la muy noble ciudad de Castroforte del Baralla, que se ve envuelto en mil peripecias cuando desaparece la reliquia del cuerpo de Santa Lilaila y se cruza en su camino una vieja leyenda que dice que el personaje que salve de la destrucción a lla urbe será un J. B., en un ciclo que se repite cada cierto tiempo.

El segundo protagonista, la propia ciudad de Castroforte de Baralla, inspirada en Pontevedra, capital de la quinta provincia gallega, es una villa imaginaria capaz de levitar dependiendo del estado de ánimo de sus habitantes, a menudo envuelta en niebla y siempre acechada por las maquinaciones de la vecina Villasanta de la Estrella. La repetición del ciclo amenaza de destrucción y salvación da pie a que se cuente la historia de la ciudad desde la más remota antigüedad.

Castroforte del Baralla

Con esta novela, Torrente revolucionó la novela en español, rompió todos los moldes, quebró todas las reglas y contribuyó notablemente al llamado realismo mágico.

Tres características más acaban de definir esta gran novela: un manejo del lenguaje magistral, plagado de hallazgos estilísticos y a la vez parece fluir de  modo natural, un estilo que bien puede tomarse como modelo, y un sentido del humor socarrón y juguetón, que hace muy llevadera una fantasía de más de 800 páginas, que sin ese punto de gracia se haría un poco pesada.

Por último, uno de los aciertos del libro es el hábil juego de cambios del tono del narrador, que a veces usa el lenguaje del historiador, a veces es épico, otras se pone lírico y así va cambiando una y otra vez como en un caleidoscopio lingüistico. 

El gran tema deesta obra libro creo que es la necesidad del ser humano de inventar historias, idear símbolos y códigos, significados nuevos que revistan una realidad demasiado prosaica y puedan cambiar mágicamente el mundo real, demasiado gris, aburrido y brutal. La literatura como herramienta mágica que nos salve de la terrible realidad.
 
Tuvo problemas con la censura, que no entendió nada, excepto los pasajes en los que se hablaba de temas religiosos sin mucho respeto y de sexo, pero finalmente se publicó precisamente por resultar ininteligible a las autoridades.

Un libro jugoso, divertido, irónico y plagado de alusiones a la aburrida realidad española del momento. Una novela genial y suculenta, un clásico de obligada lectura y una de las novelas clave del siglo XX. No dejéis de leerla. 

Gonzalo Torrente Ballester (San Salvador de Serrantes, 1910-1999) es un escritor gallego nacido en una pequeña aldea gallega, hoy absorbida por El Ferrol. A los 12 años le regalaron un Quijote que devoró en poco tiempo y eso, unido a una alta miopía, le cambio la vida. Como no podía jugar en la calle se dedicó a leer a Nietzsche y Splenger. A los 16 años se matriculó libre en Derecho, siguió devorando libros y al poco tiempo llegó a Madrid, donde empezó FIlosofía y Letras y conoció la tertulia de Valle-Inclán

Se casó, volvió a El Ferrol y se dedicó a dar clase 16 horas al día en una academia y a escribir en diarios anarquistas. Cuando estalló la Guerra Civil española, estaba en París y al volver en autocar, vió en las cunetas demasiados muertos y algunos amigos. Al poco de llegar, se afilió a la Falange, se hizo profesor de instituto y siguió publicando con algún que otro tropiezo con la censura. En 1962 firmó una carta de apoyo a los mineros asturianos en huelga, lo que le hizo perder su puesto de trabajo y le acarreó bastantes problemas. Consiguió volver a dar clase en un Instituto de Salamanca. Allí visitaba a diario el café Novelty, donde sigue estando sentado, ahora en forma de simpática estatua de bronce. 

Gonzalo Torrente Ballester, en bronce, en el café Novelty de Salamanca

Estuvo casado dos veces y tuvo once hijos. En 1975 ingresó en la Real Academia Española. Olvidado injustamente por ser considerado franquista, es uno de los escritores españoles que más premios ha conseguido, entre otros los cuatro grandes, el Premio Cervantes, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, el Premio Nacional de Literatura y el Premio de la Crítica. Es todo un clásico.


Hay una página dedicada a su figura y su obra muy interesante, que os gustará:  

http://www.gonzalotorrenteballester.es
                                                
Gonzalo Torrente Ballester

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada