martes, 17 de mayo de 2016

Una comedia sicilana - Leonardo Sciascia

  
Título: Una comedia siciliana
Autor: Leonardo Sciascia 

Páginas: 200 

Editorial: Gallonero 

Precio: 18 euros  

Año de edición: 2016

Este volumen se compone de 25 cuentos, escritos entre los años 1947 y 1975, de este gran autor siciliano; 25 piezas que ofrecen una visión exhaustiva y completa de la obra de Sciascia y hacen que esta antología sea una manera ideal de acercarse por primera vez a la obra de este insigne maestro de escuela.

Son cuentos costumbristas, pintorescos, que pintan un mudno rural y atrasado, el de la Sicilia profunda y tremenda, que resulta lejanamente familiar a los españoles de cierta edad, porque hace 50 años, España no era muy diferente. Además nuestro país, sobre todo la Guerra Civil Española (llamada en Italia la Guerra Española) es motivo normal de comentario en esta isla.

Están llenos de ironía, de retranca siciliana y un sentido del humor muy especial que lo impregna todo. No hablan de pueblos con su casino, sus discusiones encendidas de políticas, lugares llenos del polvo del atraso en los que todavía el cura, el maestro, el médico, el boticario y el alcalde forman las fuerzas vivas del pueblo, lo que parten el bacalao siempre con el permiso de la mafia. Por allí llegan ls alemanes y los fascistas durante la época de Mussolini y luego los americanos que liberaron la isla.

Hay varios inolvidables: «Retrato de un jefe», que describe perfectamente la figura del cacique local; «Llegan los nuestros», un relato con mucha guasa; «El miedo» acerca de las relaciones humanas drante una guerra civil; el genial relato que da nombre al libro, «Una comedia siciliana», o, que cuenta la leyenda de Cola Pez, que recuerda a la historia del Hombre Pez de Liérganes (Cantabria).

El libro está lleno de refranes afortunados y frases que resumen todo un mundo: «Seguro que dentro (de la locomotora de vapor) hay caballos», «Éramos mejores cuando estábamos a punto de dispararnos», «Quien se arrima a un cojo, si al cabo de un tiempo no cojea, renquea»...

Estos cuentos tienen una notable unidad de estilo, a pesar de que se escribieron a lo largo de casi treinta años. Son sobrios, casi periodísticos, se ajustan a la historia que cuentan en cada momento y no desperdician muchas palabras, van directos al fondo del asunto.

Constituyen un verdadero regalo que me encontré de pronto, en una librería, un libro que demuestra que la fama de escritor de primera fila de Sciascia está completamente justificada. No te lo pierdas, si lo ves cómpralo inmediatamente porque la vida media de los libros en las estanterías de las librerias es cada vez más corto. 

Leonardo Sciascia (Racalmuto,1921-1989), hijo del administrador de una azufrera, estudió Magisterio y fué maestro durante veinte años en varios pueblos sicilanos.  

Después de su jubilación anticipada a los 50 años, se dedicó al periodismo y a publicar novelas, la mayoría sobre su Sicilia natal y los sicilianos. Llegó a adquirir el papel de intelectual independiente y conciencia crítica de Italia al denunciar sin descanso la corrupción política y los crímenes de la mafia.
               
Fué elegido concejal en Palermo, diputado europeo y diputado en el congreso italiano, en una época en l que ser cargo político y criticar a la mafia era un depore de riesgo. Solía decir que había que leer El Quijote al menos dos veces. Está reconocido como uno de los mejores escritores italianos del siglo XX. Otro escritor de Sicilia de primera fila; a veces me pregunto ¿Porqué los escriores sicilianos escriben tan rematadamente bien?¿les den de pequeños sopa de letras para cenar?
                     
Leonardo Sciascia

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada