miércoles, 11 de noviembre de 2015

Esto no es un cuento y otros cuentos - O. Henry


Título: Esto no es cuento y otros cuentos
Autor: O. Henry

Páginas: 1904

Editorial: Barataria

Precio: 17 euros 

Año de edición: 2013

¿Habéis leido algún libro de relatos de O. Henry?¿no? Pues no sabéis lo que os perdéis. Es un cuentista brillante, uno de los mejores.y además nos dejó varios cientos de piezas breves. Muchas de sus historias transcurren en Nueva York y uno de sus mejores recopilaciones se titula «Cuatro millones» (1906), en clara alusión a la población que entonces tenía la metrópoli.   

Son cuentos teñidos de humor, ligeros y desenfadados, de los que se leen con una sonrisa en los labios de principio a fin. Cuentos-comedia muy divertidos que retratan muy bien aspectos del alma humana y, a veces, un cuadro de costumbres de principios de siglo. Historias que saben granjearse la complicidad del lector. Otra de sus características esenciales es el desenlace, una sorpresa que suele saltar como impulsada por un resorte en la última frase. La técnica se hizo famosa y se hablaba de los cuentos con truco (trick-tales).

Rápidos, cortos y yendo al grano, estos relatos junto con los de Jack London y Mark Twain se consideran en gran medida fundadores del relato americano (habría que acostumbrarse a decir estadounidense), muy influido por el estilo periodístico. 

Este volumen reune doce cuentos divididos en dos partes, cinco relatos neoyorquinos y siete que transcurren en el lejano oeste. El que da título al libro, «Esto no es un cuento», es uno de sus mejores relatos, una pieza genial que bien sirve de muestra y ejemplo de cómo son sus relatos más típicos. Los títulos suelen ser así de buenos y anuncian el tono humorístico y costumbrista del contenido («Memorias de un perro amarillo», «Un amante tacaño»...). En este enlace podéis leer algunos de sus mejores cuentos.

Una antología inolvidable de uno de los mejores cuentistas, un libro de esos que dejan huella y crean afición a la literatura. Muy, muy recomendable y muy apropiado para leer, por ejemplo, en el autobús o en el metro, porque en un trayecto da tiempo a leer una o dos piezas.

William Sydney Porter (Grensboro, 1862-1910), alias O. Henry, periodista, farmacéutico y cuentista, es uno de los maestros fel género corto famoso por sus finales rápidos e inesperados hasta el punto de que se decía un final «a lo O. Henry».

Su padre era médico  y su madre murió de tuberculosis cuando él tenía tres años. Lector empedernido desde niño, era un buen estudiante y a los 19 años consiguió el título de farmacéutico. Trabajó como vaquero, banquero, periodista, delineante y cajero. Acusado de haberse llevado 4 000 dólares, huyó a Honduras y para sobrevivir comenzó a escribir relatos que tuvieron un inmediato éxito en prensa. Volvió, fué condenado a cinco años de cárcel y se habituó en prisión a escribir un relato al día. Nunca cuatro mil dólares fueron tan productivos para la historia de la literatura.

Sus cuentos triunfaron en los diarios neoyorkinos de la época e influyeron en multitud de escritores, como Salinger, Capote, Borges o Cortázar. En su honor el premio más prestigioso de relatos en EE. UU. se llama O. Henry Award.

 
William Sydney Porter

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada