miércoles, 22 de octubre de 2014

El balcón en invierno - Luis Landero


Título: El balcón en invierno 
Autor: Luis Landero 

Páginas: 245 

Editorial: Tusquets 

Precio: 17 euros

Año de edición: 2014

Hay quien dice que Luis Landero es el mejor prosista en español en ejercicio (véase La tormenta en vaso). Yo no estoy seguro, es muy difícil asegurar algo así, pero no tengo duda de que es uno de los mejores. Construye frases redondas, que no sé si son perfectas, pero lo parecen, armoniosas, con ritmo, que avanzan con naturalidad y arrastran al lector hacia delante con pasmosa suavidad. 

Es un escritor de primera fila y como demostración, aquí tenemos esta novela, calentita todavía, recién salida del horno, en la que vuelve a sus temas favoritos y nos regala uno de sus mejores textos.

«El balcón en invierno» es un libro con mucho peligro que, si uno se descuida, se lee en un solo día, sobre la memoria, los recuerdos, la vida, el triunfo y el fracaso, los afectos y el paso del tiempo. Se presenta como una novela, pero tiene mucho de biografía sentimental, de indagación en la propia historia familiar en busca de algo, al principio inasible y que al final del libro se desvela.

Landero nos cuenta su peripecia vital, desde una familia de campesinos extremeños hasta convertirse en escritor, mientras se desnuda emocionalmente y nos habla de la figura de su padre, de su madre, de buena parte de su familia, en un viaje que va del campo atrasado y tradicional a la gran ciudad moderna, poco a poco y paso a paso. Los retazos y visiones de ese mundo rural y antiguo son geniales, como la descripción que se hace de los interminables coloquios y conversaciones que duraban días, o lo que suponían los viajes entonces.

También confiesa cómo se convirtió primero en poeta y luego en escritor, habiendo nacido en una casa en la que había un sólo libro, pasando en la adolescencia de creer en Dios a creer en Bécquer. Es muy interesante cómo cuenta la manera en la que la poesía le hizo más fuerte y le dió un lugar en el mundo.

La narración no es lineal, sino digresiva, en espiral y con numerosos saltos hacia delante y atrás, siguiendo la caprichosa línea de avance que nos impone la memoria. Está llena de profunda sinceridad, el autor se presenta con sus defectos, miedos y limitaciones, sin ocultar nada aparentemente. Y me ha llamado la atención la cantidad de coincidencias con mis propia memoria, parece que compartimos muchas más cosas de las que creemos con quienes han vivido en nuestra misma época.

El lenguaje es espléndido, como ya hemos dicho, trufado de palabras antiguas y maravillosas, evocadoras de otra época que hemos conocido de refilón: bálago, chinero, zahúrda, marra, serrijón. Pero no se asuste el lector timorato, que son muy pocas las palabras que no se entienden, com éstas y el libro se puede leer bien sin diccionario.

En esta libro se vuelven a tocar algunos de los temas centrales de «Juegos de la edad tardía», como el afán, el incansable afán, la mentira inocente e imaginativa, y la particular visión del mundo que se tiene desde el rincón más alejado y aislado de Extremadura.

Una novela magnífica, de lo mejor que se ha publicado en este año, que os recomiendo que no dejéis pasar. Leedla, la disfrutaréis y le daréis las gracias a nuestro querido y compañero de tantas páginas y emociones Landero.

Luis Landero (segundo por la derecha) con un elenco flamenco
en un programa de jóvenes promesas

Luis Landero (Alburquerque, 1948), novelista español, nació en un pequeño pueblo extremeño pegado a la frontera con Portugal. Desempeñó los variados oficios, por ejemplo profesor de guitarra a los 16 años, para pagarse los estudios y poder hacer finalmente Filología HIspánica en la Universidad Complutense de Madrid

Ha dado clase de literatura como profesor de instituto, en la Escuela de Arte Dramático de Madrid y ha sido profesor invitado en la Universidad de Yale. Es un escritor tardío, saltó a la fama con su primera novela «Juegos de la edad tardía» en 1989, con la que ganó el Premio de la Crítica y el Premio Nacional de Literatura. Ésta es su octava novela.

Luis Landero

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

1 comentario:

  1. Un buen amigo me ha dado la referencia de un obituario escrito por Luis Landero en el 2006 sobre la muerte de uno de los personajes de este libro, su primo y luego cuñado Paco, el guitarrista.
    Puede muy bien servir de introducción a esta novela y de curiosa muestra de hasta qué punto es autobiográfica:

    http://elpais.com/diario/2006/08/27/revistaverano/1156629625_850215.html

    Siempre gracias, Antonio.

    ResponderEliminar