martes, 22 de abril de 2014

La rana viajera - Julio Camba

 
Título: La rana viajera
Autor: Julio Camba

Páginas: 168

Editorial: Alhena media
 
Precio: 15,50 euros 
 
Año de edición: 2008

La rana viajera es un libro curioso y muy interesante, que todo buen lector debiera leer. El autor, el genial periodista Julio Camba, vuelve a España tras siete años de dar vueltas por el mundo como corresponsal y escribe una serie de ochenta y tres artículos sobre sus impresiones sobre nuestro país visto con los ojos del que ha estado una buena temporada fuera y puede comparar lo que ve con lo que hay por otros lares.

Corren los años 20 y el retrato que hace de la sociedad española no tiene desperdicio. Demasiadas cosas coinciden con el momento actual y hacen que los cien años transcurridos apenas si se noten en algunas cosas: el éxito de los políticos gallegos, que ocupan ministerios con una facilidad asombrosa y rellenan un montón de cargos con familiares tambien gallegos; las suculentas cesantías que cobran los políticos cesados; las dificultades de los españoles con el inglés; los nacionalismos, la falta de cultura...

Por otro lado, no faltan los detalles asombrosos, que parece mentira que se dieran en esos años: las casas de Madrid no tenían calefacción, ni ascensor (entonces se empezaban a instalar en las casas más modernas; todavía se daban los duelos por cuestiones de honor; en Galicia había carros con ejes de madera chirriandopor los caminos (yo los he conocido en los años 60), y los médicos no tenían muy buena fama que digamos.

Otras crónicas tienen un colorido y un sabor que las hacen muy atractivas, como las dedicadas al casino de San Sebastián, la receta para fabricar una nación, el origen del botafumeiro, la teoría de los bolsillos o las consideraciones sobre la ternura de los alemanes.

Un libro fresco, divertido, con un peculiar sentido del humor, escrito con una ligereza envidiable por un periodista que, con la escusa de escribir textos humorísticos, se permitía criticar a todo bicho viviente y a sostener las ideas aparentemente más peregrinas. Sin embargo, si se piensa un poco, debajo de esa superficie de espíritu jugetón y chistosillo, latía un intelectual de mucho cuidado, que rebosaba lucidez, sentido del humor y espíritu crítico.

Una obra apasionante, divertida, fácil de leer y que obliga a pararse para pensar de vez en cuando. Muy recomendable para todos. Genial.

Portada de la edición original de 1920

Julio Camba (Villanueva de Arosa, 1882-1962) nació en una familia humilde, su padre era practicante y maestro de escuela. A los quince años se escapó de casa y viajó como polizón hasta Buenos Aires. Dos años más tarde fué deportado a España por anarquista.
 
Después escribió algunos versos y colaboró en varios periódicos. Como corresponsal de «El Mundo» viajó a Estambul, París, Londres y Munich. Luego se estableció como corresponsal del «ABC» en Berlín y allí estuvo hasta que se inició la Primera Guerra Mundial. De allí paso a Nueva York, cambió varias veces de destino y de vuelta ala gran manzana vivió y escribió sobre el crack de 1929. Después se dedicó a viajar por toda Europa y a publicar «La casa de Lúculo», una genial tratado sobre la gastronomía española.
     
Su talento como periodista ha sido reconocido por todos, llegó a publicar más de 4 000 artículos. En 1949 fijó su residencia en la habitación 383 del Hotel Palace de Madrid y allí vivió hasta que sufrió una embolia en 1962. En este enlace podéis encontrar una web muy completa sobre su vida y su obra.

Julio Camba

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

1 comentario:

  1. Leí este libro cuando estudiaba el español, y me gustó mucho.

    ResponderEliminar