viernes, 7 de febrero de 2014

Un cuento de enfermera - Louisa May Alcott


Título: Un cuento de enfermera 
Autora: Louisa May Alcott 

Páginas: 199 

Editorial: Funambulista 

Precio: 21 euros 

Año de edición: 2014

Louisa May Alcott, la famosa autora de «Mujercitas» escribió además una treintena de libros, algunos tan interesantes como esta fenomenal obrita, recién salida de la imprenta, que apenas llega a las 200 páginas y que ha sido felizmente rescatada del olvido por la editorial Funambulista.

Kate Snow, la protagonista y narradora de esta novela, es una enfermera, como lo fué la propia autora, que tiene que cuidar de una paciente bastante peculiar, en una familia llena de conflictos ocultos, lo que hará que viva en primera persona una historia llena de misterio, intrigas, pasiones, también amor y sobresaltos, al mejor estilo de las tramas urdidas por Wilkie Collins

Y es que la historia es apasionante, cuesta trabajo separar los ojos del libro, y su desarrollo va presentando, sorpresa tras sorpresa, un argumento muy efectivo hasta llegar al brillante desenlace, de una fuerza tremenda. Un melodrama redondo, que recuerda a las historias de institutrices, enredos familiares, secretos ocultos y enamoramientos.

El estilo es clásico, muy depurado, de un gran nivel y trasmite siempre una cierta visión positiva de la vida, aunque se narren las desgracias más terribles. Todo ello concentrado, en un librito qiue parece un tarro de esencia y que casi se lee de un tirón, en una tarde.

Una novela espléndida, entretenida y apasionante, muy bien escrita, un modelo de clasicismo comparable a los mejores textos del siglo XIX, que me parece muy apropiado para todo tipo de lectores. Una joyita.

Louisa May Alcott  (Germantown, Pensilvania, 1832-1888) creció en una familia seguidora del trascendentalismo, un movimiento filosófico y religioso, basado en la creencia en la unidad del mundo y de Dios, y en la inmanencia del mundo. Para los trascendentalistas, el alma de cada individuo es idéntica al alma del mundo y contiene lo que el mundo contiene.

Conoció a Ralph Waldo Emerson, Walt Whitman y Henry David Thoreau. Trabajó como maestra, costurera, institutriz, enfermera y escritora. Comenzó a escribir cuentos para entretener a la hija de Emerson, más tarde publicó algunos de ellos en revistas literarias, probó con varias novelas y con «Mujercitas» (1868), basada en parte en su infancia, alcanzó un éxito espectacular.

Fué una mujer adelantada a su tiempo, independiente, feminista y abolicionista, apoyó con entusiasmo la igualdad entre sexos y una vida libre para todos los seres humanos. Falleció a los 55 años como consecuencia de la intoxicación con mercurio que sufrió durante la Guerrra de Secesión estadounidense.

Louisa May Alcott en 1852

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada