lunes, 30 de diciembre de 2013

La censura franquista en el cartel de cine - Bienvenido Llopis

 

Título: La censura franquista en los carteles de cine
Autor:  Bienvenido Llopis

Páginas: 311

Editorial: Notorius ediciones 

Precio: 34,95 euros 

Año de edición: 2013

En el año 1977, el primer presidente del gobierno de la democracia española, Adolfo Suárez, suprimió la censura franquista, que durante casi cuarenta años se había dedicado a suprimir todo lo que se consideraba indecente. En el cine hay casos famosos, como la alteración del guión de la película «Mogambo» en el que para ocultar la infidelidad que suponía el romance entre Clark Gable y Grace Kelly, casada con Donald Sinden, presentaban a esta pareja como si fueran hermanos, con lo que convertían el adulterio en un incesto en toda regla.

Bienvenido Llopis (Úbeda, 1951), propietario del establecimiento de coleccionismo cinematográfico «Casablanca», empezó a recopilar imágenes censuradas en 1982, ya publicó un primer libro muy interesante sobre el tema en colaboración con Luis Miguel Carmona en el 2009, titulado «Censura franquista en el cine de papel», y ahora lo complementa con este apasionante volumen profusamente ilustrado con una suculenta selección de ejemplos.


Entonces no existia el Photoshop y los ilustradores tenían que hacer maravillas para que la cosa no se notase demasiado. En este enlace pidéis encontrar una nota del mismo Bienvenido Llopis y aquí, un interesante reportaje publicado en El País.

En el libro se detallan otros casos de censura, a cuál más curioso, como la censura de nombres. Durante unos cuantos años, la imagen de algunos actores que habían mostrado claramente su apoyo al bando republicano durante la Guerra Civil Española, como Joan Crawford o James Cagney, podían aparece en los carteles, pero no sus nombres. Éstas y otras muchas anécdotas jugosas y casos increíbles pueden encontrarse en esta obra, que no viene nada mal para recordar el ambiente cultural y social que había por estos lares hace no demasiado tiempo.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada