sábado, 8 de diciembre de 2012

La sangre devota. Zozobra. El son del corazón - Ramón López Velarde


Título: La sangre devota. Zozobra. El son del corazón
Autor: Ramón López Velarde
   
Páginas: 376

Editorial: Hiperión
 
Precio:  16 euros   

Año de Edición: 2001

Aquí tenemos en un sólo volumen la obra de uno de los más grandes poetas mexicanos, que marca la evolución del modernismo a las vanguardias. Son tres poemarios: «La sangre devota» (1916), «Zozobra» (1919) y «El son del corazón» (1939), publicado póstumamente. Con ello se remedia en parte el olvido que parece rodear a la poesía del continente americano en nuestro país.

Son poesías originales, brillantes, su mayor mérito es su gran originalidad y la creación de un lenguaje nuevo, una manera propia e inconfundible de decir las cosas y mezclar metáforas con expresiones cotidianas. A veces suena moderno, casi contemporáneo en unos versos y en otros parece un poeta clásico que juega con el lenguaje. Ocupa un lugar central en la poesía mexicana y ha influido notablemente en varias generaciones de autores.

A su muerte se le rindieron homenajes como gran poeta nacional, probablemente por su poema «La suave patria» en el que dice:

   Patria: tu superficie es el maíz,
   tus minas el palacio del Rey de Oros,
   y tu cielo, las garzas en desliz
   y el relámpago verde de los loros. 
    ...

   Tu barro suena a plata, y en tu puño
   su sonora miseria es alcancía;
   y por las madrugadas del terruño,
   en calles como espejos se vacía
   el santo olor de la panadería. 


   Cuando nacemos, nos regalas notas,
   después, un paraíso de compotas,
   y luego te regalas toda entera
   suave Patria, alacena y pajarera.

 
Ese canto apasionado, unido a su apoyo a los revolucionarios, hizo que se le considerase el poeta de la nueva mexicanidad nacida después de la revolución. En este enlace se pueden leer sus poemas.

Ramón López Velarde (Jerez, Zacatecas, 1888-1921) es probablemente el gran poeta nacional mexicano. Fué el mayor de los nueve hijos de un notario y la hija de un terrateniente. Tímido, reservado, buen estudiante, con sólo dieciséis años publicó en la prensa sus primeros poemas y le escribió versos a la hija inalcanzable de una hacienda vecina. Colaboró en periódicos y revistas, estudió en seminarios, hizo la carrera de Derecho y apoyó con decisión la revolución mexicana

Ejerció brevemente como abogado y largamente como poeta de éxito. Permaneció soltero, enamorándose sucesivamente de mujeres ideales y distantes que nunca le correspondieron. No llegó a conocer el mar. Le gustaba pasear de noche y en una caminata nocturna, puede que ideando versos, cogió frío por ir sin abrigo, contrajo una broncopulmonía y falleció a los treinta y tres años.

 
Ramón López Velarde

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada