miércoles, 28 de noviembre de 2012

Las mentiras de la noche - Gesualdo Bufalino


Título: Las mentiras de la noche
Autor: Gesualdo Bufalino
   
Páginas: 188

Editorial: Anagrama
 
Precio:  5,40 euros   

Año de Edición: 1990

Aquí tenemos una excelente novela de suspense con un planteamiento muy inteligente. Hace algunos años leí este libro y realmente me entusiasmó. Cuatro condenados a muerte por atentar contra la vida del rey comparten su última noche en una celda y recuerdan los mejores momentos de su vida. Son cuatro historias bien urdidas y muy diferentes. Al alba se les presenta una oportunidad de salvar su vida, cada uno debe introducir una nota escrita con el nombre del cabecilla de la conjura en una urna. Si alguno de ellos delata al jefe del complot, todos se salvarán y nadie sabrá quién es el traidor. Pero si nadie lo delata, morirán los cuatro. 

Hay que reconocer que el planteamieto es interesante y prende la intriga en el lector, pero además está novela está muy bien escrita, con un lenguaje culto y depurado, muy preciso, que va dibujando con nitidez lo que se quiere contar. Un libro espléndido que hará las delicias de todo tipo de lector, lo malo ¡ay! es que es difícil de encontrar y no está disponible como libro digital. A veces uno se pregunta para qué sirve reamente tanta técnica. Véase ¿Cómo encontrar un libro?, en este caso vale mucho la pena. En este enlace se puede leer una reseña y comentario de esta obra extenso y muy acertado. 

Gesualdo Bufalino (Comiso, 1920-1991) es un viejo conocido de La antigua Biblos. Fué un devorador de libros durante toda su vida y un hombre de una cultura amplia y profunda. Trabajó como profesor de Instituto, era tímido, reservado y solitario. Publicó su primera novela a los 61 años, deslumbró a la crítica y se ganó la admiración de Leonardo Sciascia y otros escritores. Inició una carrera literaria muy prometedora que truncó un desgraciado accidente de coche a los 71 años. Sólo le dió tiempo a publicar siete novelas.
   
Gesualdo Bufalino

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada