lunes, 5 de noviembre de 2012

La danza de la gaviota - Andrea Camilleri


Título: La danza de la gaviota
Autor: Andrea Camilleri
   
Páginas: 220

Editorial: Salamandra
 
Precio:  15 euros   

Año de Edición: 2012

Me encanta hablar de la última novela publicada en España de Andrea Camilleri (Porto Empedocle, Sicilia, 1925), uno de mis autores favoritos. Se llama «La danza de la gaviota», otra genial aventura del comisario Montalbano, la número veintidos, y está recién salidita del horno, ha visto la luz en octubre de este año 2012. Nada más verla en una librería me la he comprado y la he devorado en 24 horas, y eso que he tenido estos días un montón de cosas entre manos.

El maestro Camilleri sigue en plena forma, a sus ochenta y cuatro años ha destilado una de sus mejores obras, otro magnífico ejemplo de novela policiaca ambientada en Sicilia con todos los ingredientes que le caracterizan: socarronería, fino humor, sátira social, personajes pintorescos, conocimiento de la naturalez humana, acción, un ritmo que crece poco a poco y una trama impecable que funciona como una máquina. 

El final es sorprendente y el juego simbólico alrededor de la imagen del baile de una gaviota tiene una fuerza dramática considerable. El protagonista va cumpliendo años y su peripecia vital va cambiando, teñida de un existencialismo que arrastra cargas de profundidad. El autor tiene la habilidad de tocar temas profundos con una ligereza y una contención admirables. Tambien sabe cómo ganarse la complicidad incondicional del lector.

Las ideas que afloran en la novela no tienen desperdicio: el paso del tiempo, la ceguera del amor, las peleas continuas de algunos enamorados, lo fácil que es perderse en un hospital, las pequeñas cosas que nos ponen de mal humor, la desesperante degeneración de la sociedad. No puedo resistir la tentación de citar una frase entresacada de los pensamientos del comisario:

«Montalbano decidió que había que modificar el artículo primero de la Constitución en los siguientes términos: Italia es una República basada en la venta de droga, el retraso sistemático y el parloteo vano.»

Menos mal que todo queda empaquetado en el envoltorio de una inteligente ironía, que todo lo suaviza. Camilleri es uno de los grandes y sólo nos queda esperar que viva muchos años para seguir escribiendo y que sus novelas no tarden tanto en traducirse al castellano (quedan ocho títulos publicado en italiano).

Andrea Camilleri 

Para más reseñas sobre este autor, véase este enlace.
 
Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada