jueves, 8 de noviembre de 2012

Ejercicios de estilo - Raymond Queneau



Título:  Ejercicios de estilo
Autor: Raymond Queneau
   
Páginas: 162

Editorial: Catedra
 
Precio:  14,80 euros   

Año de Edición: 2004 (3ª edición)

Aquí os presento uno de mis libros favoritos, una obra sorprendente, inclasificable y genial. La primera impresión que uno tiene al abrirlo es de extrañeza, porque el autor nos cuenta una pequeña historia completamente banal y sin interés: 

En un autobús, un viajero con un sombrero que tine alrededor un cordón, en lugar de una cinta, le dice a otro viajero que le está empujando. De pronto ve un sitio libre y se lanza a por él. Más tarde se le ve en Saint-Lazare con un amigo que le aconseja añadir un botón al abrigo.  

pero la cuenta de muchas maneras diferentes, con metáforas, sólo con frases negativas, con dudas sistemáticas, con onomatopeyas, con inseguridad, en clave filosóficas, llenándolo de insultos...así hasta noventa y nueve variaciones, noventa y nueve ingeniosos ejercicios de estilo, con una calidad literaria altísima. El resultado, leído secuencialmente, es de una comicidad irresistible, y cada uno de los relatos tiene por sí mismo un encanto especial.

Un libro inclasificable, muy vanguardista y experimental, escrito en 1947 y que da gusto leer, no me preguntéis porqué, el caso es que es un placer ver cómo se puede jugar con la forma alrededor de una misma anécdota y cómo el mensaje va cambiando y la historia se convierte en algo distinto al ser contada de otra manera.

Raymond Queneau (El Havre, 1903 -1976) era hijo único. Como se aburría, estudió latín, griego, matemáticas y filología. Se licenció en la Sorbona, en filosofía y psicología. Trabajó como periodista, escritor, lector de la editorial Gallimard y miembro de la Academia Goncourt.

En sus ratos libres, se dedicaba a escribir poemas, novelas y a hacer traducciones. Después de una etapa surrealista, fundó con François Le Lionnais en 196O el OuLiPo (Ouvrier de Litératture Potentiele, Taller de literatura potencial) al que luego pertenecerían, enttre otros, Julio Cortázar, Geoges Perec, Italo Calvino, Marcel Duchamp y Borias Vian

Eran aficionados a los juegos literarios, buscaban nuevas formas literarias, a menudo basadas en la combinatoria y las Matemáticas. Hacían juegos, como las yincana literarias: se toman de un diccionario un conjunto de palabras y gana el jugador que logre escribir el mejor texto que pase secuencialmente por todas las palabras fijadas. De ahí surgieron obras como «La disparition» de Pérec, novela escrita sin una sola «e», la letra más común en francés.

Raymond Queneau 

Estamos ante una obra única, la más conseguida de un escritor experimental, atípico, que se saltó de todas las reglas y sistemas convencionales, y al mismo tiempo, proporciona un gran placer a sus lectores.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada