jueves, 9 de febrero de 2012

El desbarrancadero - Fernando Vallejo


Título: El desbarrancadero
Autor: Fernando Vallejo
 
Páginas: 197
        
Editorial: Alfaguara
  
Precio:
13,80 euro
   
Año de Edición: 2001
                          
«El desbarrancadero» es un libro impresionante, que a nadie dejará indiferente y a mí me parece sencillamente genial. Narra en primera persona episodios de la dura infancia y juventud del protagonista, que es en realidad el propio Vallejo. Son trozos de su vida, mezclados con anécdotas, opiniones y exabruptos del autor sobre aquello que le parece mal en nuestra sociedad y en nuestra vida, que es mucho. 

Lúcido, irreverente, negativo, nihilista, pesimista, políticamente incorrecto, muy corrosivo, misógino, misántropo, levanta un fresco de su familia donde no se encuentra casi nada positivo y, sin embargo, resulta catártico y hasta cómico, porque exagera sus opiniones hasta sacarlas de quicio. Lo malo es que suele tener bastante razón. «Yo escribo para molestar a los hipócritas» ha dicho alguna vez y parece ser cierto.
                      
Vallejo es un escritor tenebrista, que cuenta historias sobre un fondo negro, tan pesimista, misógino y sarcástico como Quevedo. Mantene un discurso propio e inconfundible, y un verbo genial, un lenguaje muy expresivo, directo y con una estructura excelente. Escribe igual que habla, con un torrente de palabras muy bien orquestadas, arrollador e imparable. Manteniendo un discurso coherente en el que embiste con casi todo, y con sólidos argumentos.

Todo lo que cuenta parece ser autobiográfico, incluso en esta edición se puede ver en la portada una foto del autor jugando con Darío su hermano, foto a la que se alude varias veces a lo largo del libro.
  
Fernando Vallejo (Medellín, 1942) es biólogo, un excelente pianista, cineasta y escritor colombiano, nacionalizado mexicano y establecido en ese país. En mi opinión, es un autor excelente, muy bueno, con una voz propia e inconfundible y una visión de la vida pesimista,  desesperanzada y negativa, plasmada con una fuerza iresistible, lo que al final produce una  profunda catársis y, paradójicamente, hasta cómico como hemos dicho. Leyéndolo, yo no puedo reprimir las carcajadas, a pesar de lo terrible del texto. Ha ganado varios premios y está considerado una primera figura de la literatura latinoamericana.

Hijo del exministro y abogado conservador Aníbal Vallejo, es homosexual declarado. Creció en el Medellín duro y sangriento del narcotráfico, ciudad no muy aconsejable para un niño sensible como era él. Una de las pocas cosas que respeta, valora y ama con entusiasmo son los animales, que le parecen los seres más valiosas que nos rodean. En esta foto le podemos ver feliz y sonriente con un perrito.
                                                  
Fernando Vallejo 
Sus opiniones y planteamientos son radicales, desesperanzados, iconoclastas y pueden resultar escandalosos, pero suele argumentarlos tan bien, con ideas tan fundamentadas, que hay que reconocer que suele tener buena parte de razón. Todas sus entrevistas en Youtube son sensacionales, por el discurso que despliega y los argumentos que encadena.
         
                                                  
Un escritor irrepetible y una novela que no se parece a nada que hayáis leído, innovadora, atrevida y con un lenguaje potente que nos engancha y nos impide cerrar el libro hasta el final. Una obra muy importante, yo diría que imprescindible.
                                                                                                          
Publicado por Antonio F. Rodríguez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada