sábado, 3 de diciembre de 2011

Poemas y antipoemas - Nicanor Parra


Título: Poemas y antipoemas
Autor: NIcanor Parra

Páginas: 118
        
Editorial: Cátedra

Precio: 8,30 euros

Año de Edición: 1988        

El poeta chileno Nicanor Parra (San Fabián, 1914) ha ganado a los 97 años el Premio Cervantes 2011, el más importante en español, dotado con 125.000 euros. Ha sido un poeta muy poco convencional, creador de la llamada antipoesía, una reacción a la poesía elitista y afectada, artificial y rebuscada. Una poesía del pueblo escrita con un lenguaje llano y simple, que trata temas cotidianos y sencillos, que recupera la oralidad. Un revolucionario lleno de autenticidad e independencia, que consigue producir antipoemas muy bellos, como este autorretrato titulado «Epitafio»:

                De estatura mediana,
                Con una voz ni delgada ni gruesa,
                HIjo mayor de un profesor primario
                Y de una modista de trastienda;
                Flaco de nacimiento
                Aunque devoto de la nueva mesa;
                De mejillas escuálidas
                Y de más bien abundantes orejas:
                Con un rostro cuadrado
                En el que los ojos se abren apenas
                Y una nariz de boxeador mulato
                Baja a la boca de ídolo azteca
                - Todo esto bañado
                Por una luz entre irónica y pérfida -
                Ni muy listo ni tonto de remate
                Fuí lo que fuí: una mezcla
                De vinagre y de aceite de comer
                ¡Un embutido de ángel y bestia!

Este libro, aparecido en 1954, supuso la ruptura con la poesía clásica y le colocó en primera línea de la poesía chilena, con Pablo Neruda y Gabriela Mistral. Roberto Bolaño le consideraba su maestro y le admiraba. «Quien sea valiente que siga a Parra» decía.

El mismo Nicanor escribía poco después de acabar este libro:
                           
                Durante medio siglo
                la poesía fue
                el paraíso del tonto solemne. 
                Hasta que vine yo
                y me instalé con mi montaña rusa. 
                Suban, si les parece. 
                Claro que yo no respondo si bajan
                echando sangre por boca y narices.
                   
                             
 Nicanor Parra

Un revolucionario y un innovador que ha influido enormemente a otros escritores.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada