viernes, 2 de diciembre de 2011

Los gozos y las sombras - Gonzalo Torrente Ballester

   
Título: Los gozos y las sombras
Autor: Gonzalo Torrente Ballester

Páginas: 1215
        
Editorial: Alfaguara

Precio: 35 euros

Año de Edición: 2007        

Esta soberbia trilogía, compuesta por El señor llega, Donde da la vuelta el aire y La Pascua triste, aquí editada en un solo volumen, fué escrita entre 1957 y 1962, y está considerada una obra cumbre de la literatura española del siglo XX. Hace algunos años que la leí y todavía me acuerdo de muchos detalles; me impresionó la descripción del caciquismo que en ella se hace y la perfección de su estilo, pulcro y cuidado como pocos. La sociedad gallega de los años 30 aparece retratada con fidelidad, los grandes terratenientes decimonónicos, los caciques, el provincianismo, los gallegos que salen a estudiar fuera y vuelven con ideas nuevas y una mente abierta, y muchas otras cosas. Es una época muy interesante, la antesala de la Guerra Civil y la transición tardía entre el anticuado siglo XIX y el moderno siglo XX, cambiar para que en el fondo todo siga igual.

Poseedor de un dominio del lenguaje extraordinario, Torrente Ballester ha reconocido varias veces la influencia de las narraciones orales en su forma de contar, siempre con sintaxis gallega incluso en español, lo que hace que su castellano tenga personalidad propia y sea inconfundible. La ironía impregna toda su obra y su visión del mundo, combinada con una rara habilidad para ver lo maravilloso y mágico en la realidad cotidiana, por lo que  a veces se le ha considerado una alternativa al realismo mágico de la época, que él rechazaba como planteamiento. La realidad le parecía suficientemente mágica y prodigiosa sin que hiciera falta inventar nada más, solo hace falta estar atento para verlo así.

Hay una serie de televión de 1982, muy bien hecha, de mucho éxito, que reunía a un gran elenco de actores, Eusebio Poncela, Carlos Larrañaga, Charo López y Amparo Rivelles.

Gonzalo Torrente Ballester (Serantes, 1910-1999) nació en una pequeña aldea gallega, hoy absorbida por El Ferrol. A los 12 años le regalaron un Quijote que devoró en poco tiempo y eso, unido a una alta miopía, le cambio la vida: como no podía jugar en la calle se dedicó a leer a Nietzsche y Splenger. A los 16 años se matriculó libre en Derecho, siguió devorando libros y al poco tiempo llegó a Madrid, donde empezó FIlosofía y Letras y conoció la tertulia de Valle-Inclán. Se casó, volvió a El Ferrol y se dedicó a dar clase 16 horas al día en una academia y a escribir en diarios anarquistas. Cuando estalló la guerra, estaba en París y al volver en autocar, vió en las cunetas demasiados muertos y algunos amigos. Al poco de llegar, se afilió a la Falange, se hizo profesor de instituto y siguió publicando con algún que otro tropiezo con la censura. En 1962 firmó una carta de apoyo a los mineros asturianos en huelga, lo que le hizo perder su puesto de trabajo y le acarreó bastantes problemas. Consiguió volver a dar clase en un Instituto de Salamanca y frecuentó el café Novelty, donde sige estando todavía en forma de simpática estatua de bronce. 

Estuvo casado dos veces y tuvo once hijos. En 1975 ingresó en la Real Academia Española. Olvidado a veces intencionada e injustamente por ser considerado franquista, es uno de los escritores españoles que más premios ha conseguido, entre otros los cuatro grandes, el Premio Cervantes, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, el Premio Nacional de Literatura y el Premio de la Crítica.

Hay una página dedicada a su figura y su obra interesante:
http://www.gonzalotorrenteballester.es


Gonzalo Torrente Ballester

Una gran novela, con mayúsculas, profunda, bien escrita, con excelentes personajes...una obra muy completa que si no has leído ya te recomiendo que leas en cuanto puedas.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada