martes, 13 de diciembre de 2011

Buenos días, tristeza - Françoise Sagan


Título: Buenos días, tristeza
Autor: François Sagan
 
Páginas: 103
        
Editorial: Cátedra  
  
Precio: 5,72 euros

Año de Edición: 1996 

A veces los superventas del pasado esconden tesoros que vale la pena desempolvar y disfrutar con calma. Es el caso de esta novela corta, de poco más de cien páginas, que se leen a velocidad de vértigo y contienen mucha más enjundia que muchos libros de más de quinientas páginas. El tema aparente es la narración en primera persona de lo que ocurrrió durante un verano entre una hija, su padre y dos de sus novias; pero creo que en realidad de lo que nos habla este libro es de dos temas que valen alguna reflexión:  la adolescencia, esa turbulenta época llena de altibajos, hipersensibilidad, movimientos radicales y contradicciones; y la dialéctica entre liberalidad y autoridad a la hora de educar a los jóvenes, asunto muy oportuno tanto en el año 1954 en el que se escribió esta obra como hoy en día. El amor, la posesión, los celos, la empatía...están muy bien descritos, en una trama con una profundidad psicológica notable. Esta edición va acompañada de un excelente prólogo de María Luisa Guerrero que ocupa casi tanto (89 páginas) como el texto original. 

François Sagan (Cajarc, 1935-2004) nació en una familia acomodada y saltó a la fama muy joven, cuando publicó con solo 18 años «Buenos días, tristeza». Alcanzó un éxito espectacular, lo que le abrió muchas puertas: publicó 12 libros más, trabajó como reportera para varias revistas, como ELLE, y dirigió varias películas. Se casó dos veces y se divorció otras tantas. Parece que consumía drogas y alcohol en grandes cantidades, fué condenada por posesión de cocaína. Murió relativamente joven, a los 69 años, y siempre será recordada por aquella primera novela de adolescencia.Hay un excelente versión cinematográfica dirigida por Otto Preminger en 1957, con Jean Seberg, David Niven y Deborah Kerr
  
Una interesantísima novelita que proporciona dos horas de lectura apasionante, una obra que todo el mundo debiera leer y disfrutar. Si no la habéis leído, os la recomiendo.
 
François Sagan a los 19 años, cuando escribió «Buenos días, tristeza»

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada